Monday, March 3, 2008

JUAN CARLOS GOMEZ RECINOS, CUATRO POEMAS

Juan Carlos Gomez Recinos vive en Colima, México. No conozco sus lares pero he vivido y viajado en otras tierras mexicanas y estoy seguro que si los poetas que he encontrado y que se han convertido en mis amigos podrían agarrar aún una porción mínima de la visión y energía de este poeta natural, ambiciosa, listo para abrazar de nuevo al mundo con una retórica aprendida de los grandes, de Neruda principalmente, de Borges…no habrá necesidad para llorar sobre la muerte del poeta y su evicción de la plaza pública. En unas semanas van a ser editados sus primeros dos libros ¡Imaginate, gemelos y a los veinti- tantos años…y premios…y pronto una editorial….y lectores en todas partes! Le felicito a Juan Carlos Gomez Recinos, la poeta igual de ésplendida Ana Gabriel, su esposa y co-conspiradora en el arte medicinal de mantener sano, y salvo de extinción premadura, la poesía y sus poetas. Aqui van cuatro poemas de uno de estos nuevos libros “Art Poetica.”


Los enamorados lloran como ausentes,
anticipando el último día.
Hoy los vi en la horizontal isla,
con los ojos interrogados, con sus baúles viejos.
Son vistosos al sentir la primavera,
hacen el amor ebrios, con pájaros y flores,
se reconocen en un incendio sinfónico,
en el nimio litoral de sus acompasados sexos.

Se funden en un Adán y Eva,
a goterones lentos, zumbando su dulce alegría.



*



Conviene que la sombra
escuche la voluntad del relámpago,
con su silencio espeso.

Te recuerdo al amanecer del día,
inmóvil como las estrellas,
con salvajes besos que se anclan
a mi nuca, y débilmente, esta noche
de palabras confusas, necesita
de poetas y biógrafos.



*
Esto es mi carne temblando,
extraviada en tu cuerpo.

Hay peces sin escama,
palabras, voces nocturnas
empapadas de licor.

Tus ojos parecen practicar
su vuelo, en mi atento silencio.




*



Tu vientre:
ciudad y templo,
río y cascada.

Eres relámpago de colibrí.
Mis palabras cantan tu nombre
en silencio, y un Dios justo
entra en este poema.

De mi oficio, tu nombre,
mis ojos ciegos.

La noche tiembla desnuda
tu ausencia, en un perpetuo
planeta inocente, persigue tu carne.




-- de Art Poetico, c) 2008 Juan Carlos Gomez Recinos